Los complementos perfectos para la caza

En España somos muchos los amantes de la naturaleza, su conservación y la caza, una práctica que para ser realizada correctamente requiere la consolidación de varios aspectos: selección de la época del año adecuada, una cantidad de tiempo considerable, pasión por ella y, aunque muchos no os hayáis dado cuenta, el vestuario y los complementos de caza adecuados para hacer de ella una actividad de éxito.

Fragment de l’article de Rocio de Andrés. Llegir més Susurros del Campo

La caza como una garantía de salvaguarda medioambiental (IX): ¿protección excesiva vs. fauna?

Dos cites de l’article;

Si bien antiguamente se consideraba que caza era todo lo que no estaba protegido, el criterio normativo es que todo está protegido, salvo lo que es fauna cinegética. Esto ha llevado al estrangulamiento del control de predadores porque, bien por la prohibición de control de especies con poblaciones excesivas, bien por el peligro accidental de captura de otras especies, se impide el uso de medios más eficaces.


Esto ha llevado a la aberración de que es delito matar cualquier animal que no sea especie de caza, sin diferenciar gorriones de otras especies y poniendo como única diferencia el que se estuviera incurriendo en el tipo del 334 o del 335. Si a ello le unimos que en la actualidad se ha experimentado la llegada de nuevas especies o la explosión poblacional de otras ya existentes, el resultado es una explosión poblacional de muy diversos predadores que ponen en peligro a las propias poblaciones cinegéticas, causando un peligrosísimo desequilibrio que afirmo que es un desastre ambiental, que si afectara a otras especies no cinegéticas, no me cabe duda de que ya habría sido denunciado por las asociaciones ecologistas.

CAZAWONKE. 25/10/2018.

La triquinelosis sigue presente

Se trata de una parasitosis de gran importancia para la salud pública, puesto que, como bien sabemos, es una zoonosis, esto es, cuenta con capacidad para afectar al hombre, causando además, en las personas afectadas, graves consecuencias e incluso la muerte en los casos más extremos.

A pesar de que la incidencia es reducida, el parásito sigue estando presente en los jabalíes que cazamos y casi todos hemos conocido alguna “historia” de alguien que, por no llevar las muestras al veterinario, la acabó “cogiendo”.

Un trabajo publicado por Boadella y colaboradores en 2012, en el que recopilaron los resultados de pruebas frente a la enfermedad en jabalí en Ciudad Real, utilizando los resultados de 95.070 animales desde 1998/1999 hasta 2009/2010, mostró un 0,2 % de muestras positivas. Si bien, a pesar de estas bajas prevalencias, la importancia del proceso hace que año tras año las administraciones competentes mantengan los programas de vigilancia frente a la enfermedad.

Llegit a 

Translate »