Sorprenden a cazadores poniendo trampas con veneno en un coto de La Segarra

Agentes Rurales del Departamento de Medio Ambiente pillaron ayer a cuatro cazadores cuando colocaban trampas con cebos envenenados en un área de caza intensiva de Biosca, en La Segarra, actividad que está prohibida ya que acaba de forma indiscriminada con la fauna autóctona.

24/3/2009 ADN.es

Según ha informado hoy el Departamento de Medio Ambiente, con estos cebos los cazadores supuestamente pretendían matar a animales depredadores -zorros y cuervos- de las especies que se pueden cazar en la zona como conejos, perdices, liebres.

Los primeros indicios de uso de venenos se detectaron hace unos meses cuando se encontraron restos de cebos que se habían colocado con anterioridad, también se descubrieron cajas trampa sin autorización que sirven para la captura de estos depredadores.

A partir de estos hallazgos, los Agentes Rurales iniciaron un seguimiento de las actividades que se llevaban a cabo en esta área de caza, hasta que finalmente ayer fueron localizadas cuatro personas en el mismo momento que estaban colocando los cebos envenenados.

Una vez identificados los cazadores, en una inspección posterior sobre el terreno se localizaron un total de 40 cebos envenenados que fueron retirados de forma inmediata.

Los agentes también encontraron dentro del vehículo de los presuntos autores de esta forma de caza ilegal una bolsa de plástico con restos de carne y morcilla y otra con el producto utilizado como veneno, un producto fitosanitario, por lo que les imputaron un delito contra el medio ambiente.

El Departamento de Medio Ambiente recuerda que el uso de veneno está tipificado como un delito contra el medio ambiente y puede comportar penas de hasta dos años de prisión para sus autores, así como también puede comportar la suspensión de las actividades del área de caza afectada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 − 4 =