La recuperación de la perdiz roja autóctona, paso a paso

Conclusiones del estudio

Como conclusión, aquellos cotos que todavía tienen perdices y quieren recuperarlas (al menos 2-3 parejas por 100 hectáreas), debieran centrarse en poner en marcha las medidas anteriormente descritas antes que realizar repoblaciones, intentando favorecer también al conejo de monte, cuya recuperación también puede ayudar a la perdiz.

No existen medidas milagrosas que consigan la recuperación de la especie de forma inmediata, sino que el éxito sólo pasa por la planificación a medio y largo plazo, la implicación de los cazadores y la aplicación de medidas basadas en el conocimiento de las poblaciones de partida y las circunstancias específicas del entorno en el que se quiere actuar.

Es posible pensar en un primer análisis que el coste medio para la recuperación de la especie puede parecer elevado y no al alcance de muchos. Sin embargo, si analizamos con detenimiento los gastos asumidos por muchas sociedades de cazadores que, con buena intención, pero no siempre con una planificación acertada que da lugar a numerosos fracasos, podremos darnos cuenta que no se trata de importes excesivos, más cuando se logra tener el éxito pretendido.

Por otra parte, cuando se dispone de cotos de gran superficie, puede ser conveniente planificar la recuperación en un área reducida de los mismos que pueda servir, no sólo como un ejemplo a seguir para el resto, sino también como punto de dispersión de ejemplares silvestres hacia entornos cercanos, de manera que podamos ir haciendo escalables las actuaciones y asumibles desde un punto de vista presupuestario.

Cazawonke, 14/11/2018

Autores: Por Carlos Díez Valle y Carlos Sánchez García-Abad – Equipo Técnico de Ciencia y Caza (www.cienciaycaza.org) 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × 2 =