El disparo a blancos en movimiento

Hay varios tipos técnicas de seguimiento del blanco para aplicar el adelanto:

El adelanto sostenido es cuando el tirador mantiene la misma cantidad de adelanto antes, durante y después del disparo. Este tipo de cable se usa cuando la ruta del objetivo es muy predecible.

El adelanto desde atrás se da con mayor frecuencia en la caza y se caracteriza por iniciar el seguimiento apuntando desde detrás del blanco y acelerar pasando por encima del mismo hasta alcanzar el adelanto estimado.

Otro tipo de adelanto “de golpe” es común en algunos de los deportes de escopeta. En este caso, el cañón o la boca del arma de fuego sigue al objetivo durante toda su trayectoria,  haciendo un brusco adelanto justo antes de disparar.

El elemento final es el swing, también conocido en el argot de los tiradores como “correr la mano”, concretamente la que tengamos sujetando el guardamanos. Se trata de un movimiento que nos ayudará a dispersar de mejor manera los perdigones para que durante su vuelo impacten contra el blanco. Para hacer un buen swing, una vez hayamos encarado la escopeta, buscaremos poner la mira sobre nuestro objetivo y seguiremos su trayectoria para adelantarla y efectuar el disparo cuando consideremos. Eso sí, sin dejar de mover la escopeta durante la salida de los proyectiles.

Llegit a Cartuchos Trust

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × 5 =