La Fundación Artemisan recomienda no cazar más de un 30% de las perdices disponibles para no sobreexplotar la caza

La superficie muestreada superó las 87.000 hectáreas y la forma más habitual de contar las perdices fue en vehículo.

La mayoría de los cotos encuestados apuestan por la perdiz silvestre, de tal forma que tan solo el 15% practican la suelta de estas aves. Además, aunque la perdiz está atravesando una difícil situación, todavía hay muchos cotos de caza que cuentan con buenas densidades de perdices, siendo la media del estudio seis parejas vista por cada 100 hectáreas. También cabe destacar que la mayoría de los cotos encuestados tienen contratados los servicios de un guarda de caza, así como del uso de comederos y bebederos.

Cabe recordar que el proyecto RUFA tiene como objetivo la recuperación de las poblaciones de esta patirroja y otras especies con las que comparte entorno a través de medidas de gestión como las mejoras de hábitat, suplementación de agua y alimento, control de la predación, caza sostenible, investigación y formación.

Llegir més

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 − nueve =